Santo Domingo de Guzmán – Concédenos la gracia de evangelizar con amor

Es uno de los grandes Santos Españoles, famoso por fundar la orden de Predicadores Dominicos y difundir una versión del Santo Rosario.


Ya su nacimiento está envuelto en leyendas; su madre soñó que llevaba en el vientre a un cachorro que despedía fuego y su madrina lo vió con una estrella en la frente iluminando al mundo.

Desde joven, Santo Domingo de Guzmán era estudioso. Sin embargo, no dudó vender sus libros y ropas para ayudar a los pobres cuando en España se desencadenó una gran hambre.

No quiero estudiar sobre pieles muertas y que los hombres mueran de hambre.
Santo Domingo de Guzmán
Tweet

Por esto se volvió tan famoso, que inspiró a algunas autoridades a seguir su ejemplo.

Santo Domingo amigo de Diego de Acebes

Por donde pasaba Domingo dejaba el recuerdo de un hombre que oraba por otros

Mientras era subprior, conoció a Diego de Acebes, y lo acompañó en un viaje a Francia encomendado por el Rey.

Al darse cuenta de la existencia de herejes, Santo Domingo prefirió no dormir a cambio de convencer al dueño del lugar donde se alojaban.

Ni el cansancio detenía su caridad. Por la forma de pensar de Diego de predicar como los mismos apóstoles, solo viajaban a pie y mendigando el pan de puerta en puerta.

Fray Domingo de Guzmán

Fundó junto a Diego, un monasterio para albergar mujeres vendidas por sus familias

Pero cuando Diego murió, los misioneros que viajaban con ellos regresaron a sus casas, y Domingo se quedó casi solo.

Durante 10 años años realizó un apostolado en Francia donde reunió a un grupo de misioneros.

Evidentemente, su fama creció, movía a la gente, por lo que los herejes se burlaban de él y hasta intentaron matarlo.

No le asustaba el martirio

Si sospechaba de una trampa cantaba

Sus enemigos se hartaron y le preguntaron porqué era así.

Domingo de Guzmán respondió que si lo encarcelaban, le quitaban los miembros, y torturaban, la corona de mártir sería más grande.

Le dejaron de tender emboscadas.

Dominicos / Orden de Predicadores

En 1215 un obispo, un conde, y dos ciudadanos lo apoyaron, contaba con 16 compañeros…

La orden solo tenía carácter diocesano, y si Domingo quería abrirla al mundo, necesitaba la aprobación del Papa.

Por el decreto de no aprobarse orden nueva, el Papa solo accedió después de soñar que Fray Domingo sostenía la Basílica.

Al regresar con los Fray de sus congregación, se escogió la regla de San Agustín, y se añadió que los frailes deben hablar solo con Dios o de Dios.

Más tarde, Domingo tomó la difícil decisión de dispersar a los frailes, porque el grano de trigo amontonado se pudre. Además, los mandó a universidades.

Antes de su muerte en Bolonia, les dice a sus compañeros que tengan caridad y humildad.

Estaba seguro le esperaba la vida eterna, tanto que afirmó les sería más útil por su intercesión que lo que había sido en vida.

La Orden de los Predicadores o Dominicos sigue creciendo y aumentando la fe del mundo entero. Gracias Santo Domingo de Guzmán.

Eres una persona importante comenta lo que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por ley te informamos que los sitios web utilizan cookies. Al seguir navegando aceptas su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

cerrar