Rosario de los siete dolores

portada rosario

Al rezar el rosario de los siete dolores unimos nuestro dolor al de María, tal como ella se unió a su hijo. De esta forma, participamos en la redención de nuestros pecados y los del mundo entero.

Primer dolor – La profecía de Simeón

(Ver Lucas 2,22-35)

El hombre llamado Simeón fue al templo, inspirado por el Espíritu Santo, tomó al niño Jesús en brazos y bendijo a Dios.

José y María estaban maravillados por todo lo que Simeón decía del niño; pero al final, le dijo a María que a ella misma una espada le atravesaría el alma, y que en eso los hombres mostrarían claramente lo que sienten en sus corazones.

Cuan difícil debió ser, escuchar primero unas palabras tan halagadoras y las siguientes de una profecía que atravesaría el alma.

Nosotros también nos venimos abajo por las noticias que no parecen buenas a primera, por eso te pedimos, María, que nos ayudes a no decaer en la fe. Y a creer que todo es gracia de Dios.

(Se reza un padre nuestro y siete Ave Marías)

Segundo dolor – La huida a Egipto

(Ver Mateo 2, 13-15)

José se levantó, tomó de noche al niño y a su Madre y se retiró a Egipto.

La obediencia a Dios es una virtud que no solo le agrada a Él, sino que mejora nuestra vida.

José y María obedecieron la voluntad de Dios, ella sufrió de privaciones durante el largo viaje.

Además, en la misma lectura de la huida a Egipto se puede entender el dolor de otras madres, que lloran a sus hijos muertos.

Nosotros te necesitamos, Madre Dolorosa, acógenos entre tu manto en los momentos de angustia, y alcánzanos de gracia de abandonarnos en Dios.

(Padre nuestro y siete Ave Marías)

Tercer dolor – El niño perdido en el Templo

(Ver Lucas 2,41-50)

Después de tres días, hallaron a Jesús en el Templo, y María le preguntó: ¿Por qué te has portado así?

Jesús respondió que Él tenía que estar donde su Padre. Y su madre guardaba fielmente en su corazón todos estos recuerdos.

Cuánta preocupación habrá cargado nuestra Madre, e incluso fatiga, porque ya llevaban un día de camino cuando se dieron cuenta.

Madre Dolorosa, ayúdanos a siempre regresar a Dios. Y te pedimos por todas las madres a quienes les han robado hijos.

(Padre Nuestro y siete Ave Marías.)

Cuarto dolor – María se encuentra con Jesús camino al Calvario

Jesús tuvo el apoyo de su Madre en la subida al Calvario. Ella no se quejó pero qué doloroso habrá sido ver caminar a su hijo hacia la cruel muerte.

María, acompañanos en nuestro caminar, que, aunque es difícil, no se compara con lo que padeció Jesús.

Y cuando veamos a alguien que sufre, ayúdanos a reconocer a Dios.

(Padre Nuestro y siete Ave Marías)

Quinto dolor – Jesús muere en la cruz

(Ver Juan 19, 25-30)

En sus últimas palabras, Jesús hace saber que María es nuestra Madre. Desde ese momento, el discípulo amado la llevó a su casa.

Mamá María, tú permaneciste al pie de la cruz, y escuchaste cómo Jesús le prometió el cielo a un ladrón, también, cómo perdonó a sus verdugos.

Yo te acepto como mi Madre, quiero estar contigo aquí en la tierra y en la vida eterna.

(Padre nuestro y siete Ave Marías)

Sexto dolor – María recibe el cuerpo de Jesús al ser bajado de la Cruz

(Ver Marcos 15, 42-46)

José de Arimatea pidió el cuerpo de Jesús, y Pilato se extrañó de que ya hubiera muerto. Dios sabe cuánto podemos soportar.

Madre dolorosa, qué aflicción sentir a tu hijo muerto, y cuántas mujeres lloran la misma pérdida.

La muerte de Jesús estremece los corazones. Ayúdanos María, a permanecer fieles hasta nuestro último aliento.

(Padre nuestro y siete Ave Marías)

Séptimo dolor – Jesús es colocado en el sepulcro

(Ver Juan 19,38-42)

Envolvieron el cuerpo de Jesús con lienzos perfumados, según la costumbre de enterrar de los judíos. Había un huerto cerca del lugar, y un sepulcro nuevo.

Oh Mamá María, Dolorosa y Bendita, alcanzamos de tu Hijo, las gracias para seguir su ejemplo y trabajar para Dios.

Hay tantas cosas bonitas aquí, pero hay muchas más en la Patria Celestial. Ayúdanos a merecer ser partícipes de su Gloria.

Tenemos confianza en que la voluntad de Dios es mayor que nuestro entendimiento.

No importan las pruebas, Tú y tu hijo tienen un buen plan. Acompañanos, siempre, María.

(Padre Nuestro y siete Ave Marías)

Oración final

Oh doloroso e Inmaculado Corazón de María, morada de pureza y santidad, cubre mi alma con tu maternal protección, a fin de que yo sea siempre fiel a la voz de Jesús, responda a su amor, y obedezca a Su divina voluntad. Ayúdame a vivir unido a tu corazón, que a su vez está unido al corazón de Jesús. Protégeme Madre Mía. Amén.

Eres una persona importante, comenta lo que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos enviados en este formulario serán tratados como lo indica la política de uso y privacidad