Navidad católica

Portada Navidad Catolica

Dios nos quiere ver felices. Nacimos para ser felices. Y debemos aprender a ser felices con lo que Dios nos manda.

Tal vez estas fiestas esperamos regalos, abrazar a nuestra familia, estrenar ropa, cenar rico, cuando en realidad es Dios quien va a nacer. 🎂

Navidad es el cumpleaños de Dios

En nuestro cumpleaños nosotros somos los protagonistas y nos sentimos tristes si no tenemos lo que queremos. ¿Has pensado qué le gustaría recibir a Dios  de cumpleaños?

Como un padre, quiere estar con sus hijos y verlos felices.

Quizá sufriste la perdida de un ser querido, enfermaste, te peleaste con alguien, o terminaste con tu pareja. 💔

Aunque ese dolor no pase, puedes encontrar la fortaleza para que no cause más problemas a ti o a otros.

Adviento

En las lecturas de Adviento recordamos la humildad de María al llamarse la esclava del Señor, y la humildad es de las virtudes que más hacen brillar a un católico.

Lo importante no son las cosas materiales, ni la comida, ni hacer la carta a santa, es pedirle a Dios más fe, y que pueda nacer en nuestro corazón para poder ver lo que tenemos y no lo que nos falta. 💛

Aunque seas pecador, Dios te ama, Él a nadie hace menos, tienes a Dios y Dios puede conceder todo. ¿Para qué pedirle a Santa si Dios camina contigo?

Los católicos tenemos oraciones para diversos fines como acción de gracias, para hacer peticiones, y para pedir perdón.

Si tú le pides algo al Padre, te lo concederá, y si le pides a María también porque Dios como buen hijo ama a su madre y concede sus peticiones.

Tan grande es su amor que hasta cuando Él es el protagonista, nos concede cosas.

Oración personal para el Segundo Domingo de Adviento:

Señor Jesús, en el Evangelio de Mateo 3,1-12 es Juan el Bautista quien nos anima a ser trigo para ti; a convertirnos y dar frutos.

Juan decía “Conviértanse porque ya está cerca el Reino”, entonces la gente confesaba sus pecados y recibía el bautizo con agua en señal de su conversión.

Al llegar fariseos y saduceos (sintiéndose como principales beneficiarios y merecedores de la salvación), Juan les advierte que hagan ver con obras su conversión, y los bautiza haciéndoles saber que Tú vienes después que El, a bautizar con el fuego del Espíritu Santo.

A veces yo también pienso que ya tengo ganado el cielo, sin embargo no es así, porque todavía me falta convertirme.

Recuerdo una frase de San Ignacio de Antioquía; “Soy Trigo de Dios y he de ser molido por los dientes de las fieras para convertirme en pan vivo de Cristo”.

Cuánta fe Señor, a mi todavía me falta para enderezar mi camino y creer firmemente en ti, pero con tu palabra me soplas la respuesta del examen; primero tengo que confesarme, y mi conversión debe dar frutos buenos con los más necesitados.

Al final, si te fueron agradables mis obras, me guardarás como al trigo se le guarda en el granero. Tú me llevarás al Cielo a gozar de la eterna alegría.

No importa si soy pobre, o si no soy inteligente pues Juan también dijo que hasta de las piedras Tú puedes sacar hijos de Abraham.

Esta pecadora con un corazón duro, Tú quieres que se convierta, y con la bendita inspiración del Espíritu Santo, muestre con obras que realmente me he convertido.

Te pido me des más temor a ti que al infierno; si bien el fuego eterno asusta, no hay algo peor que estar lejos de ti. Mejor renuévame Señor con el fuego de tu Espíritu Santo, quema todo lo malo que hay en mi y déjame estar siempre contigo.

Comentario de una persona importante en “Navidad católica”

  1. Jesús Azcárate Fajarnés

    Desgraciadamente en muchos sitios se está perdiendo el sentido cristiano de la Navidad. Por eso es muy importante recalcar que en la Navidad celebramos lo más importante que ha ocurrido en la historia del mundo: el nacimiento de Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, que vino a la tierra para salvarnos y abrirnos las puertas del Cielo. El Niño que nació en Belén es nuestro Salvador, Dios encarnado. Por eso la alegría de la Navidad. Repito que es una pena que para muchos la Navidad sea una fiesta solamente familiar y ocasión de hacer regalos, pero sin ninguna referencia al misterio de la salvación, del inmenso bien de haber sidos liberados de la triple esclavitud del pecado, del demonio y de la muerte eterna.

Eres una persona importante, comenta lo que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos enviados en este formulario serán tratados como lo indica la política de uso y privacidad