Milagros que Dios le concedió a San Antonio de Padua

san antonio de padua milagro

Fernando adoptó el nombre de Antonio al hacerse franciscano a sus 25 años.

San Antonio

En su milagro más famoso se aprecia un guiño a la lectura de San Marcos 5, 27-32 la cual recalca que si nuestra mano derecha es ocasión de pecado, la cortemos, pues más vale perder una parte del cuerpo que ser arrojados completos al lugar de castigo.

¿Cuál es su milagro más famoso? En Padua, Italia, un joven lleno de ira pateó a su propia madre…

La respuesta de San Antonio en la confesión de este joven fue que el pie de quien patea a su madre, merece ser cortado.

El joven, en verdad arrepentido, se cortó el pie. Al escuchar la noticia Antonio fue a verlo, tomó el miembro amputado y milagrosamente lo reunió al cuerpo.

La lectura del pasaje de marcos sobre sacarnos los ojos y tirarlos lejos, o cortar la mano derecha, no es para tomarla literal.

Se trata de un sacrificio sí, pero interior. De que si de pronto ver el cuerpo de alguien nos hace tener malos pensamientos, no lo miremos. y así con otras tentaciones.

Hasta un animal hambriento se arrodilla ante la Hostia Consagrada que es Cristo:

San Antonio también nos dejó un milagro eucarístico bastante curioso. Se llama el milagro de la mula.

Jesus Y Burrito

Un hombre dudó de que Cristo se encontrara en la hostia consagrada, así que propuso un reto.

Si su mula, a quien dejaría sin alimento por tres días, reconocía a Dios y se postraba ante ÉL así tuviera alimento terrenal enfrente; el hombre creería.

El día de la prueba había una multitud de personas ansiosas por conocer el resultado. Antonio hizo su oración para que las personas presentes creyeran realmente que Dios está en la hostia consagrada.

Y la mula, se dispuso a caminar hacia la custodia, para después arrodillarse.

Hoy vamos a pedir a San Antonio de Padua que nos conceda creer que Cristo está en el sacramento, y le adoremos.

2 Comentarios de personas importantes en “Milagros que Dios le concedió a San Antonio de Padua”

  1. Efectivamente san Antonio de Padua se llamaba Fernando, y no era de Padua sino de Lisboa. Fue franciscano, pèro antes era canónigo en Portugal. Es un santo muy milagrero. En Madrid se le tiene mucha devoción, y las chicas acuden a él para pedirle un novio. Además, cuando yo era pequeño, y se me perdía una cosa, siempre me decían: pídele a san Antonio para que la encuentres. Y así sucedía. Buena cosa es dar a conocer los santos, pues ellos nos dieron ejemplo de amor de Dios y además son intercesores nuestros ante Dios.

Eres una persona importante, comenta lo que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos enviados en este formulario serán tratados como lo indica la política de uso y privacidad