Cortar con lo que te daña

Cuando Jesús dice, si tu ojo es ocasión de pecado sacatelo. Si tu mano es ocasión de pecado cortatela para no pecar más radicalmente hay que terminar con lo que daña tus ojos. Deja de ver lo que no debes ver. No tomes lo que no debes tomar. Así no te estarás engañando a ti mismo. Porque a Dios no lo engañamos. El conoce todas nuestras intensiones.

Eres una persona importante, comenta lo que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos enviados en este formulario serán tratados como lo indica la política de uso y privacidad