Reflexión para cuando estás triste

Sentirnos tristes no es malo. Piénsalo, sin conocer la tristeza cómo sabríamos que estamos felices.

Lo bonito de la vida no es ser feliz cuando tienes todo lo que quieres y te va bien, es pensar positivo cuando te va mal.

Eso no es fácil, hay que practicar, pero es mas satisfactorio que muchas cosas.

Y claro que hay de problemas a problemas por los que llorar, hay que darnos tiempo de vivir nuestra tristeza.

A veces nos decimos “deja de pensar en eso”. Igual te pones a trabajar o a divertirte, pero no se te pasa porque no te has dado el tiempo de pensar las cosas a fondo.

Si estás triste, por lo menos “estás”, vives, y mientras vivas luego puede pasar otra situación que te haga sentir mejor y vuelvas a ser feliz.

Keep in outch with Custom Holiday Cards

Hay veces que el llorar por algo incluso es una pérdida de tiempo.

Imagínate que una persona que tu sabes está pasando por una mala situación, te sonríe.

Dices wou, a pesar de todo lo que le pasa, se ve que es fuerte.

 joy superman

Y eso es porque esa persona sabe que si sale con una cara triste quizá nadie le quiera hablar, y nadie la podrá hacer sentir mejor.

A veces necesitamos a alguien más, pero también buenos pensamientos propios son buena compañía.

Decirnos a nosotros mismos que la tristeza solo es momentánea funciona.

Es verdad, no vas a estar sufriendo por lo mismo toda la vida, en algún momento vas a escuchar un chiste y te vas a reir.

 gente riendo

Eso que ahora te entristece habla de los sentimientos que tienes, y si puedes sentir tanto dolor, también tienes la capacidad de sentir una felicidad inmensa.

No te preocupes, si no tienes algo o alguien que quieres es porque hay algo mejor, o algo que debes aprender.

Date, el tiempo de estar triste, porque si estás triste ahora vas a estar feliz después, no lo dudes.

tarjeta para cuando tu amigo o amiga este triste

Más nos vale esperar o luchar por esos momentos inesperados que nos regalan la felicidad de nuevo, que vivir en una monotonía siendo felices siempre y no sabiendo lo feliz que eres porque nunca has estado triste.